CONSEJOS PREMATRIMONIALES - JOVENES ADULTOS - Catálogo de archivos - DEVOCIONALES CRISTIANOS



Google
Menú del sitio
Categorías de la sección
MATRIMONIOS [3]
AQUI ENCONTRARAS MATERIAL CON ENFOQUE A MATRIMONIOS
JOVENES ADULTOS [2]
EN ESTA SECCION ENCONTRARAS MATERIAL PARA EL MINISTERIO DE JOVENES
MANUALES [1]
AQUI ENCONTRARAS MATERIAL QUE TE SERA DE MUCHA AYUDA SI ERES UN PASTOR NUEVO SEAS EGRESADO DE CUALQUIER SEMINARIO O SEAS UN PREDICADOR LAICO Y QUE REQUIERAS AYUDA
Estadística

Total en línea: 0
Invitados: 0
Usuarios: 0
Formulario de entrada




Inicio » Archivos » JOVENES ADULTOS

CONSEJOS PREMATRIMONIALES
[ Descargar desde el servidor (138.0Kb) ] 02.16.2011, 2:49 AM
Ministerio Abdiel (ministerios de Amor)
UN MINISTERIO CON ENFOQUE A LOS
PROBLEMAS QUE ENFRENTAN LOS
MATRIMONIOS DE LA EPOCA ACTUAL
CONSEJOS
PREMATRIMONIALES
" "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su
madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola
carne" (Génesis 2: 24). "
IDEALIZANDO LA INTIMIDAD
Muchos solteros idealizan el amor y la intimidad, y lo convierten en algo que no es, y que no
puede ser.
Cuando yo estaba en la escuela primaria, mi madre me compró la Familia Sunshine, un grupo de
muñecas estilo Barbie que incluían una madre, un padre y un bebé. No recuerdo los comerciales
que habían en televisión para mis muñecas, pero si tuviera que adivinar, diría que en la familia
Sunshine no había amor solamente en la primavera, sino todo el año. El amor y la vida no incluían
discusiones, malentendidos, ni sentimientos de estar románticamente desconectados. Es más,
diría que para el Sr. y la Sra. Sunshine, las cosas siempre fueron tal y como eran el día que se
casaron – flores, fuegos artificiales y fantasías. Tristemente, esta imagen de la familia Sunshine es
la que muchos solteros tienen del amor. Idealizan el amor y la intimidad y lo convierten en algo que
no es y que no puede ser. Tristemente, se pierden de la belleza de querer a otra alma imperfecta.
A continuación, formas en que los solteros – e inclusive los casados – idealizan la intimidad.
Idealización N.1: El conflicto es malo
De niña nunca vi a mis padres pelear; todo ocurría tras puertas cerradas. Yo era una niña sensible,
y nunca me sentí cómoda con el enojo, entonces siempre que mi padre lo expresaba abiertamente,
me sentía devastada. No estoy segura exactamente cuándo sucedió, pero en algún momento
decidí que el enojo era indebido y que nada bueno podría salir de él. No me había dando cuenta
cuán perjudicial era mi actitud hasta que llegué a los 20s y me fui de casa. No sólo tuve problemas
en mis relaciones con mis amigos en la universidad, sino también en las relaciones amorosas
porque una relación sin conflicto es como la Familia Sunshine – irreal.
Claro, tener una relación normal no significa que una pareja discutirá todo el tiempo, o que tendrá
desacuerdos constantemente, pero cierto grado de conflicto es normal en el desarrollo de una
intimidad auténtica con otra persona. De no ser así, Dios no nos daría instrucciones en Su Palabra
sobre cómo manejar los desacuerdos.
En su libro The Marriage Turnaround, Mitch Temple dice que el conflicto no es lo que mata a un
matrimonio. Es "el conflicto desaforado el que mata los matrimonios".
Lo mismo sucede con las relaciones de noviazgo. El conflicto no siempre indica que estás saliendo
con la persona incorrecta o que esto matará tu relación. Es más, podría ser más bien la razón por
la cual desarrolles una mayor intimidad emocional – si ambos están dispuestos a trabajar en los
problemas.
Afortunadamente, aprendí esta verdad poderosa y ha sido un aprendizaje liberador. Ya no me
preocupo si hago enfadar a la persona con quien salgo, ni tampoco intento ser otra persona. Como
resultado, me siento más relajada durante los desacuerdos.
Recientemente tuve un conflicto con una buena amiga. Teníamos que encontrarle una solución,
entonces le pregunté si estaría dispuesta a rezar independientemente con respecto a lo que
sucedía entre nosotras. Ella accedió. Nos separamos y luego nos reencontramos para hablar. Me
sorprendió ver que el introducir a Dios en nuestro conflicto había desinflado nuestros egos y
suavizado nuestros corazones. Pudimos volver a hablar sobre aquello que nos enfadó. ¿El
resultado? Acertaste, mayor intimidad. Ahora conozco a mi amiga mucho más que antes.
Esto es el poder redentor del conflicto, que también se puede aplicar a las relaciones de noviazgo.
Cuando se maneja apropiadamente, el conflicto puede ser la razón de una mayor intimidad. Para
lograr esto, haz lo que Dios te instruya y maneja tus conflictos con suavidad. No culpes, grites,
insultes o dejes de hablar con tu pareja. En lugar de esto, busca tratar de comprender y ser
comprendido. Recuerda que esto no siempre significa que van a estar de acuerdo.
Idealización N.2: Debemos tener los mismos intereses
Sandra es una profesional de 30 años inteligente, atractiva y vivaz. Muchos se preguntan por qué
no se ha casado. Ella también se lo ha cuestionado. Luego de observarla, sus amigos más
cercanos han determinado que ella ha idealizado la intimidad. No porque ella piense que el
conflicto es malo, sino porque piensa que las diferencias son malas.
Cuando un hombre que disfrutaba de la pintura la invitó a salir, ella inmediatamente decidió que no
harían buena pareja porque él no podría comprender su afinidad por los números y por balancear
su chequera.
Cuando la invitó a salir un hombre que amaba la pesca pero no el fútbol, ella decidió que no se
llevarían bien porque ella disfrutaba de ver a su equipo favorito jugar los fines de semana.
Tristemente, Sandra no está entendiendo el punto. No es necesario tenerlo todo en común con la
persona con quien sales para tener una excelente relación, ni siquiera es posible. Francamente, no
sé de nadie que haya compartido todos mis gustos, ¿y tú? Por un lado sí, es importante compartir
algunos intereses, pero no es importante que los compartan todos. Lo más importante es que
disfruten de la personalidad y compañía del otro; cuando lo hagas encontrarás intereses en común.
¿Por qué Sandra es tan quisquillosa? Porque tiene terror que su relación fracase.
Consecuentemente, y para protegerse del dolor emocional, ella crea expectativas muy altas sobre
lo que significa ser verdaderamente íntimo con alguien, creyendo que debes tener mucho en
común. Esto simplemente no es cierto.
¡Debo salir con alguien muy atractivo!
Las películas, revistas y música te venden la idea de que cuando piensas que alguien es muy
guapo, habrá intimidad instantáneamente. Cuando alguien acepta esta mentira, sea soltero o
casado, habrá decepción.
Recientemente, mientras me ejercitaba en el gimnasio, noté que el programa The Bachelor ("El
Soltero”) estaba puesto en el televisor. Este reality tiene un hombre muy apuesto con un grupo de
mujeres derritiéndose por ganar su corazón. No pude oír el programa, pero con solo ver los ojos de
una de las mujeres, era evidente que estaba enamorada de él. No pude evitar pensar cómo serían
las cosas si de verdad se ganara el afecto del soltero. ¿Descubriría que él es a veces irritable?
¿Indiferente? ¿Perezoso? ¿Egoísta? ¿Grosero? Esto ocurrirá sin duda, ya que sin importar cuán
bellos seamos por fuera, todos luchamos contra el pecado adentro.
Desafortunadamente, muchos solteros creen que la intimidad será mejor si nuestra pareja es tan
atractiva como El Soltero (o La Soltera – The Bachelorette). Por esta razón podrían perderse de
parejas del género opuesto que no son tan bellas por fuera, pero que son magníficas por dentro.
No me malentiendas, sí se requiere de cierta atracción para tener amor romántico, pero la
verdadera intimidad no depende de pensar que nuestra pareja se parece a una estrella de cine. Si
eres de esos que cree que sólo puede salir con hombres o mujeres muy atractivos, intenta algo
distinto y sal con alguien de apariencia normal. Nunca se sabe, quizás llegues a enamorarte de él o
ella.
Hay muchas otras formas en que los solteros idealizan la intimidad. Si luchas con alguno de estos
tres aspectos, o con algún otro que no mencioné, pídele a Dios que te ayude a comprender por
qué aceptas estas mentiras. Pídele que te muestre si tu miedo, orgullo o egoísmo te lleva a
idealizar la intimidad. Luego pídele que te preste Sus ojos para ver al sexo opuesto y al amor
según Su diseño. Estarás contento de haberlo hecho.
DESARROLLANDO INTIMIDAD EMOCIONAL
El romance y el enamoramiento pueden requerir poco esfuerzo al
principio pero para experimentar el amor íntimo, profundo y
duradero, se requiere una búsqueda apasionada.
En su libro Soul Cravings («Los Deseos del Alma»), Erwin Raphael
McManus escribe de forma elocuente sobre la intimidad y el amor.
«Nos sentimos más vivos cuando lo encontramos, más devastados
cuando lo perdemos, más vacíos cuando nos damos por vencidos por él, más inhumanos cuando
lo traicionamos y más apasionados cuando lo buscamos».
¿Más apasionados cuando lo buscamos? Hmmm… me hace recordar el consejo de Pablo a los
Corintios en el capítulo 14, verso 1: «Sigan el amor» -escribe Pablo.
Un momento. ¿No se supone que es el amor el que te encuentra, como cuando te «encuentras»
un hoyo en medio de la calle cuando caes en él? De acuerdo, el romance y el enamoramiento
pueden requerir poco esfuerzo al principio pero para experimentar el amor íntimo, profundo y
duradero se requiere una búsqueda apasionada, tal como lo dijo Pablo.
Esta búsqueda apasionado suena algo vaga y por esa razón parece imposible. Después de todo,
¿qué significa buscar el amor? A la mayoría de nosotros no nos han enseñado nunca a desarrollar
la intimidad emocional con otra persona. Hemos aprendido cómo atarnos los zapatos, álgebra,
hacer un balance de la chequera, cocinar lasaña y quizás cambiar el aceite de nuestro automóvil
pero nunca nadie nos ha enseñado cómo buscar el amor.
A continuación unas ideas básicas pero poderosas sobre cómo puedes buscar el amor y hacer un
arte el desarrollo de la intimidad emocional más profunda con las personas que son más
significativas para ti. Estos principios pueden ayudarte en tu relación con tu novio, novia e incluso
con tus amigos o amigas. Si los practicas, estoy segura que incluso encontrarás tu búsqueda de la
intimidad emocional y el verdadero amor como algo placentero.
Intimidad se Deletrea A-C-E-P-T-A-C-I-Ó-N
En el planeta Tierra hay llaves casi para cualquier puerta. Tengo una para mi automóvil, para la
puerta de mi casa e incluso para la puerta de mi joyero. Sucede lo mismo con la intimidad. Hay una
llave en particular para abrir la Puerta de la Intimidad en las relaciones, se llama la Llave de la
Aceptación. Puesto que intimidad significa que dejamos que la otra persona «nos vea por dentro» y
ella nos deja que «la veamos por dentro», debemos utilizar la Llave de la Aceptación. Después de
todo, nadie quiere dejar que otra persona «le vea por dentro» en su corazón, que es controlador,
prejuicioso, crítico, sarcástico, resentido, abusivo, egoísta o simplemente desagradable.
Entonces, si quieres que las demás personas abran sus corazones para ti, tienes que darles un
lugar seguro para que lo hagan. ¿Por qué? Porque la verdad es que mientras la mayor parte de
nosotros podemos actuar como si no tuviésemos miedo a nada, en las partes más profundas de
nuestro ser, nuestros corazones son muy delicados, frágiles y generalmente temerosos del dolor
de una relación. Para que los corazones crezcan en la intimidad, tienen que sentirse seguros y
aceptados.
A continuación algunas formas cómo puedes usar la Llave de la Aceptación para abrir la puerta de
la intimidad emocional en tus relaciones ¡y buscar el amor!
Reír Juntos
Cuando Rebeca salía con Brad a menudo ella se sentía como un extraterrestre no aceptado. ¿Por
qué? Porque siempre que contaba un chiste, él la miraba como si tuviese tres cabezas. Su mirada
decía: «No me gusta la parte graciosa tuya». Raramente él se unía en su humor y si lo hacía
parecía forzado.
Quizás habrás escuchado que la distancia más corta entre dos corazones es la risa. Si quieres
desarrollar la intimidad con alguien especial, no lastimaría que encuentres tu lado gracioso si la
otra persona ha encontrado el suyo. Cuando cuente un chiste, ¡disfrútalo! Hará que tu amigo se
sienta como un genio del humor y añadirá un elemento de alegría a tu relación –que todos
necesitan.
Llorar Juntos
Recuerdo la primera vez que alguien lloró conmigo cuando mi corazón estaba roto. Me conmovió, y
entonces supe que esa persona realmente me amaba.
Cuando podemos llorar con otra persona y esa persona puede llorar con nosotros sin sentirse
juzgada, se desarrolla una intimidad más profunda. Sí, toma paciencia y comprensión el no tratar
de «componer» a la otra persona o su problema pero simplemente siéntate con esa persona,
acompáñale en su dolor y anímale. No le des consejos a menos que te lo pida. Lo apreciará y ¡te
amará más por eso!
Discrepar
Es cierto, la intimidad sólo se puede desarrollar si estamos dispuestos a aceptar a otra persona tal
y como es. Eso no quiere decir que nunca desaprobemos sus acciones o que siempre vamos a
estar de acuerdo con esa persona. De hecho, una cierta cantidad de pensamiento independiente
que conlleve a los desacuerdos es saludable y normal. (Si no hay desacuerdos, generalmente
quiere decir que la comunicación es defectuosa porque alguien no está siendo honesto).
A la luz de esa verdad, desarrollar la intimidad significa que hemos aprendido bien el arte de no
estar de acuerdo pero a pesar de eso enviar el siguiente mensaje: Te amo incluso aunque no
estemos de acuerdo. Aún te aceptaré a pesar que no aceptes todas mis ideas. Me agrada que
puedas compartir tus puntos de vista conmigo y no me siento amenazado por tus diferencias y, sin
importar qué, aún seguirás siendo mi amigo.
Una de mis más queridas amigas es muy buena para discrepar conmigo y hacerme sentir
respetada al mismo tiempo. Ella sabe cómo decirme cuando cree que yo he perdido mis cabales o
que estoy a punto de hacer alguna estupidez. A menudo me dice que me acepta tal cual soy. Por
esa razón, nunca dudo de su cuidado por mí incluso cuando discutimos. Me siento segura porque
ella contínuamente me afirma y me anima en la vida. Con ese tipo de apoyo, nuestros desacuerdos
no se sienten como una amenaza que destruirá nuestra relación. Yo hago lo mismo con ella.
Ambas tenemos la libertad de ser tal cual somos.
Los desacuerdos pueden llevar a una mayor intimidad porque los puntos de vistas opuestos
significan que estamos siendo honestos sobre lo que somos. Sin embargo, durante los
desacuerdos, recuerda no caer en el insulto, en la manipulación ni en la acusación. Cuida lo que
dices, porque la seguridad emocional que una persona puede sentir en una relación y que nutre la
intimidad, puede ser destruida en minutos por una mala selección de palabras.
Recientemente escuché a un hombre decirle a su esposa en una discusión que la única razón por
la cual él se casó con ella fue porque nadie más se casaría con él. Ella quedó devastada. A partir
de ese momento nunca se sintió completamente aceptada y se siguió preguntando si él lo había
dicho en serio.
Las palabras pueden curar o herir, construir o destruir. Pueden ser la razón, la creación o la
desaparición del amor y la intimidad. (Santiago 3: 6)
Ahí las tienes: tres formas en que puedes buscar el amor y usar la Llave de la Aceptación para
desarrollar una intimidad más profunda en tus relaciones. Pero lo más importante de todo:
recuerda encomendar tu relación a Dios. Fue Él quien creó el amor y la intimidad y conoce cómo
funcionan. Si quieres amar más a una persona, pídele que te ayude. ¡Esa es una oración que Él
contestará con gusto!
CONSTRUYENDO UNA VIDA JUNTOS
Algunos aspectos de la dinámica conyugal no son lo suficientemente abordados por
las parejas, porque los asumen como acuerdos implícitos. Posiblemente les
parezca que, por obvios, resulta innecesaria su discusión. Sin embargo, en la
práctica, las cosas son muy diferentes, y lo que se daba por descontado, termina
por causar importantes lesiones al matrimonio.
Uno de estos asuntos tiene que ver con la construcción del proyecto de vida de la
pareja. Importante tema, porque el proyecto de vida conyugal supone un acuerdo
esencial para ambos. Desafortunadamente, muchas parejas inician sus vidas sin
que tengan conciencia de la importancia de caminar en pos de un proyecto común.
Existen muchos casos en donde el proyecto de uno pareciera ser muy distinto al proyecto del otro e, integrar y
armonizar ambos destinos, podría convertirse en un esfuerzo infructuoso.
El libro de Génesis señala que "Por eso el hombre deja a su padre y su madre, y se une a su mujer, y los dos
se funden en sólo ser”. Este precepto bíblico reafirma la importancia de observar el matrimonio como la unión
en un solo ser, en un solo proyecto. Sin embargo, esto no significa que con el matrimonio se destruye la
riqueza de los aportes individuales. Más bien incorpora esa diversidad en una nueva unidad, conformada por
dos personas que se han escogido consciente y libremente en amor.
El matrimonio es, por definición, la construcción de un proyecto de vida común. Pero hay personas que llegan
a él pensando en sus intereses, su proyecto personal, sus ideas, sus propuestas y decisiones. Naturalmente
esto provoca que el matrimonio se encuentre frente a proyectos bifurcados, lo que podría terminar por
distanciar, dividir y hasta destruir la relación de pareja.
En otros casos, uno de los dos pretende imponer su propio proyecto sobre el del otro, lo cual trae consigo
dolor y frustración al vínculo matrimonial. No es entonces válido llegar al matrimonio pensando en «mi»
proyecto, sino en «nuestro» proyecto, no como «mi» construcción, sino como «nuestra» construcción.
Para lograr esta concepción, es imperativo un diálogo abundante y diáfano en la pareja. En la construcción de
un proyecto de vida común se debe recoger los sueños e ilusiones de ambos. En lugar de ignorar las
diferencias que pueden persistir al interior de la pareja, se asumen éstas como características particulares que
enriquecen y complementan la vida conyugal, y que se adoptan o resuelven a partir de acuerdos
respetuosos.
El matrimonio es una construcción que debe llenar las expectativas y satisfacer las necesidades de ambos.
Es un proyecto común, que implica decisiones de equipo en áreas tan relevantes como los hijos, las finanzas
y la distribución de responsabilidades en el hogar.
Por otro lado, el proyecto de pareja no concluye con la formación de los hijos… sino que trasciende. Cuando
los hijos crecen y dejan el hogar para construir sus propias familias, las parejas deben seguir su camino,
porque su proyecto de vida en común también continúa.
Trabajando juntos
-Qué proyecto sigue cuando los hijos se van de casa.
-Pongan atención a su calidad de vida integral.
-No olviden sus relaciones íntimas.
-Fortalezcan la comunicación.
-Constantemente impulsen iniciativas compartidas.
Más allá de los hijos y del transcurso de los años, la pareja debe continuar soñando juntos, ya que su proyecto
de vida prosigue. En el matrimonio el proyecto de uno debe ser el proyecto del otro, sin egoísmos ni
exclusiones. Es un ejercicio en donde uno no debe sentirse ajeno a las metas del otro, ni en donde sus
proyectos queden relegados o anulados en el proceso.
Antes de iniciar la vida de pareja, se debe conversar exhaustivamente sobre lo que para cada uno representa
el matrimonio y la construcción de un proyecto de vida común. Es posible que de esta forma se reduzca el
riesgo de sorpresas desagradables en la convivencia conyugal.
CONSEJOS PARA EL COMPROMISO
¿Es este el elegido?
Hablemos primero (y de manera breve) acerca de la decisión de
casarse con una persona en particular. He escrito sobre esto en
otras ocasiones, pero aquí expongo un breve repaso:
Primero, observe el proyecto que usted tiene para su vida; más específicamente, ¿qué piensa
usted será de este propósito o proyecto si se une a esta persona?, o ¿qué visualiza ahora que el
Señor le ha puesto ahí? ¿Podrá, en términos generales, servirle a Dios mejor si están juntos que
separados? ¿Será capaz de lograr el propósito (permanecer en su plan original o en uno que usted
haya percibido- una visión a través de esta persona) más efectivamente juntos que por separado?
Después, considere si siente que puede amar a esta persona sacrificialmente, así como respetarla
y apoyarla.
También, ¿qué piensan los demás (aquellos a los que ambos han pedido consejo, bajo el contexto
en que su relación ha tomado lugar, amigos o familia) sobre la relación? ¿Les parece sólida? ¿Les
parece que la relación es buena para ambos? Como lo escrito anteriormente, esta es (eso espero)
una valoración mucho más profunda que simplemente preguntarse ¿soy físicamente atractivo para
él o para ella?" o "¿Tenemos química?".
Vamos, andando
Si pasas toda esta búsqueda del alma, podrías decidir (probablemente de forma separada por el
momento), que el matrimonio entre ustedes dos es lo correcto ante el Señor. Si esto sucede, el
siguiente paso para el chico es ir a través de ese proceso aterrorizante lleno de placer para
aprender acerca de diamantes de circonio cúbico, averiguando sobre las especificaciones exactas
del anillo que su novia desea por medio de varios actos de espionaje, escogiendo el anillo perfecto
con base en una intuición sincera, y agonizar por el planeamiento cuidadoso de la forma de
declararse que no llegue a avergonzarlo por completo. Como las mujeres pueden sospechar,, este
proceso llega de manera natural y fácilmente a todos los hombres. Luego de que la declaración ha
sido hecha sin tropiezos y llevada a cabo por el hombre sin inconvenientes de ningún tipo, la mujer
dice sí sin dudar, acompañada por sonrisas y lágrimas por doquier. Las reacciones individuales
pueden variar.
Bien, felicidades, estás comprometido. ¿Qué haces ahora? Cuando se trata del compromiso, hay
un sólo concepto en mente. Es fácil, simple y debe guiarte en cada decisión, en todas las etapas
del proceso y hasta que llegues a estar delante de Dios, de la gente y de la persona que los vaya a
casar en el gran día. ¿Listo? Este concepto es que Aún no estás casado/a. Ahora, dependiendo
de la logística u otras circunstancias, trasfondos culturales, duración de la relación, cosas que otros
cristianos te hayan dicho, hay otra forma de decirlo. ¿Listo? No estás casado/a aún. Recuerda
esto si no aprendes nada más de este artículo.
Asumiendo esta "regla fundamental del compromiso," veamos algunas formas útiles para crecer en
pareja y pasar este momento único.
¿Que hacemos ahora?
Un tema que ocupará la mayor parte de su tiempo de conversación más que antes de haberse
comprometido será cómo es posible que no estén casados aún. Aquí hay otras cosas para que
piensen al respecto.
Primero, no gasten tiempo importante conversando acerca de cómo será su vida sexual una vez
que estén casados. Hablen claramente acerca de los límites en su relación física, y pongan
métodos claros en su lugar que les ayuden a adherirse a ellos, pero no gasten el tiempo
fantaseando sobre su futura relación sexual. Parece algo de sentido común, pero confíe en mí, se
debe decir.
Si cada uno de ustedes siente que debe conversar con alguien de confianza sobre los temores o
preocupaciones que usted pueda tener sobre su relación sexual, especialmente durante la propia
noche de bodas. No necesitas hablar de esto constantemente como pareja, y tampoco debes
hacer un estudio profundo del Cantar de los Cantares con tu prometido/a dos meses antes de la
boda.
Esto es importante: No compren el mito secular de que de alguna manera usted es inferior o
fracasará como esposo/a si usted no cumple como un experto sexual la noche de su boda. De
hecho, lo contrario es lo verdadero. Aprender y crecer juntos en esta forma es una de las muchas
cosas maravillosas sobre el matrimonio.
Prepárese para el Matrimonio
Haga buen uso de su compromiso más allá que simplemente prepararse para la boda. Tome algún
tiempo para verdaderamente prepararse para el matrimonio también. Reciba consejería para el
matrimonio, ya sea de parte del pastor quien tendrá a su cargo el servicio de la boda o de alguna
otra persona que sea madura en la fe y en el matrimonio.
Aunque existen un enorme número de libros espectacularmente malos sobre el matrimonio,
también hay otros muy buenos. Pida consejos sobre qué literatura puede adquirir. Lea y medite.
Finalmente, converse sobre cosas que usted piense puedan ser fuente de conflicto durante su
matrimonio. Un buen consejero matrimonial los forzará a ustedes a hacer esto al tratar de
encontrar esas áreas y tanteándolas un poco, pero debe esforzarse de su parte para ponerle
Atención a esos temas que usted saben existen. Además de trabajar posiblemente en esos temas
de manera temprana, el ejercicio mejorará sus destrezas en comunicación. Confíe en mí. Las va a
necesitar.
Prepárese para la boda
Desde mi punto de vista, mucho menos de su compromiso debe utilizarse en planear la boda que
en preparar su matrimonio, pero obviamente usted pasará algún tiempo conversando sobre esto.
He aquí algunas cosas que debe tener en mente mientras lo hace.
Una boda no es ante todo sobre las dos personas que se casan. No es fundamentalmente sobre el
día especial de la novia (aunque será sin lugar a duda un día especial para ella), y no es ante todo
el rito del novio para pasar a la hombría cristiana (aunque de cierta manera también lo es). El día
de la boda es un servicio de alabanza en el cuál dos personas llegan a casarse. De hecho, en
siglos anteriores, literalmente era eso. Al final del servicio regular de domingo en la mañana, dos
personas que se casaban podían ya fuera caminar hasta el frente de la iglesia o simplemente
ponerse de pie donde se encontraban y decir sus votos.
Al igual que planeas la música, la decoración, y otros aspectos del servicio de la boda, ten en
mente que en última instancia es un evento de adoración delante de Dios. Yo aconsejo que lo
hagas sencillo, y mantenlo lleno de adoración. Demasiadas parejas ponen tremenda energía y
estrés, incluso lágrimas, sobre qué tipo de papel pergamino falso deberán usar para los programas
de forma que puedan evocar más efectivamente un tema "Mediterráneo”. Mientras tanto, están
desatendiendo su matrimonio incluso antes de empezar. Una boda simple también le permitirá
tener un compromiso de celebración corto, lo que en muchos casos es algo grandioso, por un sin
fin de razones.
Mantenga la logística en el asiento trasero
Al hablar de compromisos a largo plazo, debemos hablar de logística. Si crees que has recibido el
llamado para casarte, y crees haber encontrado la persona con la que deseas casarte, entonces
cásate. La logística nunca será perfecta. El matrimonio es algo que durará el resto de la vida de
uno. Será central y controlará sobre cualquier ministerio que alguno de los dos pueda tener. Ajuste
cosas como los estudios, trabajos, dinero, distancia (en otras palabras, logística) para acomodar lo
que significa casarse. No ajustes el propósito ni el tiempo del casamiento por un tiempo
significativo de acomodo del capricho de la logística o cualquier otra circunstancia terrenal.
En otras palabras, no es sabio, y probablemente en una violación pecaminosa de algunos otros
principios que hemos discutido, tener un compromiso de tres años o una relación inapropiada
porque la logística para casarse no es perfecta. Si la logística es tan mala (o tan importante para
usted) que sienta que no podrá casarse en el futuro cercano, entonces ponga más cuidado si debe
mantener una relación.
Responsabilidad
Lo crea o no, la responsabilidad real es probablemente lo más importante de esta etapa. Debe ser
frecuente, personal, local y resistente. Tome los pasos para glorificar respetarse a sí mismo y a su
cónyuge por todo el camino hacia la boda y más allá.
Su relación de noviazgo y progresión hacia el matrimonio puede verse diferente de algunos de [los
elementos] que he escrito aquí. Mantenga en mente tan sólo los elementos esenciales: respeto,
cuido del alma de la otra persona por sobre tus propias necesidades, no defraudarse el uno al otro,
dirección y sumisión que saldrán a escena y que serán retratadas de una forma santa para que el
mundo la vea, relaciones ejecutadas corporativamente y bajo consejería, falta de intimidad
emocional inapropiada, sin intimidad física, dejar el matrimonio para el matrimonio, ser diferentes
de lo que el mundo es, dándole la gloria a Dios.
EL AMOR, UNA DECISIÓN INTELIGENTE
A través de los tiempos se ha recogido en numerosos textos, canciones,
obras de teatro, y más recientemente en películas y programas de televisión, el recuentro de historias de amor
que iniciaron con lo que se ha llamado "amor a primera vista”.
Tanto se ha hablado de él, que es importante reflexionar acerca de la posibilidad de que tal cosa realmente se
dé. Sin lugar a duda, algunas de estas historias tienen un final feliz, así como muchas otras han sido un total
fracaso, sin embargo, a pesar de que el resultado sea positivo, este no es suficiente para probar que el amor
verdadero puede surgir de una primera mirada, ya que son muchos los factores y circunstancias que influyen
en el desenvolvimiento de una relación romántica, sea cual fuese la forma en que esta inicie.
Ahora bien, es importante que al examinar la posibilidad del nacimiento de un amor verdadero en un primer
encuentro, lo hagamos a partir de una correcta definición del concepto de amor.
Para ir directamente al grano, considero que el amor a primera vista es imposible; y es imposible porque el
amor verdadero no es simplemente una sensación romántica, ni una atracción sexual, tampoco el deseo de
casarse con un posible candidato, o la emoción de haber "capturado” a alguien socialmente deseable. Que es
a lo que se limitan las emociones que se pueden producir a primera vista, pero, contrarias al verdadero amor,
son principalmente de satisfacción personal ya que son motivadas por un deseo de gratificación o
complacencia egoísta. Cuando nos sentimos de las formas antes descritas, no nos hemos enamorado de otra
persona, nos hemos enamorado del amor. Y hay una diferencia enorme entre estas dos cosas. El amor
verdadero involucra la expresión de nuestro más profundo aprecio por otro ser humano; es tener un
conocimiento muy grande de sus necesidades y anhelos; es generoso, dedicado y comprensivo; y éstas no
son actitudes que se producen a primera vista, sino que se desarrollan en el tiempo. Realmente, existe una
calidad espiritual en el vínculo del amor de dos personalidades únicas, en una relación de compromiso, pero
ese vínculo no se produce a primera vista en una noche encantadora, en un lugar lleno de personas.
El amor es una manera especial de sentir, de actuar, de pensar y la mejor forma de entregarnos. Es algo que
hay que aprender. Porque el amor ES UNA DECISION INTELIGENTE, es educar emociones. Por el
contrario, las emociones que surgen en un primer encuentro a partir de una atracción física o así también
coincidencia en intereses, temas u otros aspectos de la vida, las podemos definir como "enamoramiento”.
Para minimizar los posibles efectos negativos del enamoramiento, ya que en algunas ocasiones podría cegar
el razonamiento, y en general esto lo hacen todas las emociones impulsivas, se debe trabajar en el manejo y
control de ellas a través de la razón y la voluntad; porque cuando la pasión se enciende la razón se apaga.
El amor NO es algo fácil. El amor se cultiva con el tiempo, se forja con paciencia y tolerancia, se desarrolla
con perdón. El amor se aprende, es una decisión que hay que cultivar, defender y proteger. El amor es un
estilo de vida.
Es usual que el amor se confunda con el sexo. Al sexo se le llama amor y al amor sexo. Sin embargo, el amor
lo revela el sufrimiento del respeto, del arte de esperar, la grandeza al dignificar, no un deseo corporal
satisfecho.
Hay dos tipos de sufrimiento: el sufrimiento de las consecuencias que pueden llegar a truncar el proyecto de
vida de una persona, y el sufrimiento de la espera para el disfrute pleno de la relación en todas las
dimensiones del ser, es decir, a nivel físico, psicológico y espiritual. Será decisión propia escoger uno o el
otro. Lo cierto es que no hay amor sin sufrimiento, no hay alegría sin dolor, no hay felicidad sin espera. El
amor crece cuando hay negación, porque la semilla a la que no se le otorga cuidado y esfuerzo muere estéril.
Ese sufrimiento no es el que produce la traición, el abuso, el egoísmo, el sufrimiento que produce felicidad es
el resultado de la espera, es el que hace que el amor crezca, es el sufrimiento que surge de la negación, del
deseo de hacerlo bien. Sin embargo, este sufrimiento de la espera no es algo que se puede eliminar si
deseamos amar. Si lo aceptamos puede producir profundidad en la relación, crecimiento y realización. Puede
forjar un amor profundo, que sabe resistir las tempestades emocionales, nos ayuda a conocernos mejor y
hace que la amistad crezca. El sufrimiento nos enseña a entregar, a renunciar, y a esperar.
Es este sufrimiento el que nos hace verdaderamente compatibles sexualmente cuando nos casamos, porque
nos enseña a esperar, a cuidar y a respetar, porque nos permite darnos cuenta que podíamos llegar más allá
de la piel, del perfume agradable y de la apariencia.
El enamoramiento egoísta en el que se usa al otro para nuestra propia complacencia degrada, hace perder la
dignidad, es un juego, un instrumento para satisfacer y muere rápidamente dejando huellas que duelen.
Realmente considero que quienes buscan las relaciones "express”, "sin compromiso”, la aventura y la
conquista rápida, podrían estar reprimiendo sus sentimientos y deseos más profundos. Estas personas no son
los más apasionados como se tiende a pensar, sino que al contrario, son calculadoras y frías ya que no se
han dado la oportunidad de amar de verdad.
El amor no es algo que se usa y se desecha, el amor nació para quedarse, el amor es para siempre, nunca
deja de ser. Cuando lo que hay es un enamoramiento egoísta, se exige, pide, demanda, es impaciente con
cualquier cosa que se interponga en su camino y trata de dominar imponiéndose. Sin embargo, el verdadero
amor no se impone, ni trata de dominar, procura la LIBERTAD de la otra persona. Busca la realización de
quien se ama y eleva su dignidad. Se ama cuando se ha aprendido a entregar y a renunciar, cuando se sabe
decir "lo siento” y rectifica la actitud. Cuando se ama se espera, se recapacita, se pide perdón, se entrega y se
cede. Esto produce algo más que un sentimiento pasajero y egoísta, desarrolla carácter que produce amor de
verdad.
La mayor prueba del amor, está en el hecho de darle a la otra persona la libertad de decir NO, la oportunidad
de decidir y sentirse respetada/o. El amor no lo enseña el sexo, la genitalidad, la aventura. El sexo no
proporciona la seguridad de que somos el uno para el otro, sino más bien lo hace la capacidad de respetar,
valorar, aceptar, del disfrute del tiempo compartido.
El sexo hace que se pierda la alegría del suspenso; nos roba la oportunidad de conocernos mejor, y hace que
todo se centre en el placer. El sexo fuera del vínculo del matrimonio impide la oportunidad de que el amor
crezca; y es que el amor no crece a partir del sexo; amor es compartir las esperanzas y las penas, es crecer
en confianza, compañerismo, son conversaciones sinceras. El amor es una amistad que crece e inspira
seguridad, respeto, ilusión; el amor alimenta los sueños y produce esperanza. El amor no roba la ilusión, la
fortalece. Aun si la relación termina, la amistad puede continuar, porque fue forjada con amor de verdad.
Renunciar a uno mismo para entregarse y amar, es requisito del casado y del soltero. Quien aprende a
renunciar a su egoísmo, a su individualidad, jamás experimentará la soledad del egoísta. Quienes no
aprenden la importancia de la renuncia siempre se sentirán solos, aunque se hayan casado.
Es cierto que todos y todas tenemos que hacer frente a los sentimientos egoístas que afloran, a esa soledad
egocéntrica muchas veces disfrazada de lujuria. Los solteros y los casados debemos tener una vida realizada
a pesar de los muchos deseos no realizados. Debemos aprender a morir a nosotros mismos con tal de dar
vida al amor, ese amor que se entrega, que se da, con tal de sembrar realización en la persona amada. No
hay felicidad sin renuncia y sacrificio. Por eso, Jesús no fue un solterón de 30 años. Era una persona llena,
satisfecha, realizada, porque se dio todo él, por amor a la humanidad.
Por lo tanto, la felicidad no es condición del estado civil, es el fruto de la renuncia, de entregarnos a quienes
hemos decidido amar. La espera paciente del disfrute físico con el otro contribuye a transformar la potencia
del sexo en amor. La inocencia, y el deseo de lo bueno, desarrolla la capacidad de pagar el precio y hacer un
sacrificio por este amor.
El amor se expresa cuando somos capaces de trascender el interés más allá del cuerpo hasta llegar al alma.
Transformar la pasión en amor, es navegar en las aguas profundas del verdadero yo, de la belleza interior, es
valorar y disfrutar. Es la capacidad de fortalecer la razón y la voluntad, hasta el punto de descubrir los
secretos del alma. Es descubrir que sus ilusiones me emocionan y sus tristezas me duelen. Es dejar de lado
el egoísmo de la autocomplacencia para amar como Jesús amó.
Cuando usted imprime pureza en la relación, hace que el atractivo crezca y lo dirija al matrimonio, y si la
relación termina, se creció en el arte de amar. La humildad, la simpatía, el honor, la capacidad de ser uno
mismo, nos conduce a planos inimaginables del verdadero amor, el que es libre, emocionante, el que inspira
respeto y deseos de vivir. Si una pareja cede a sus deseos puramente físicos, se pierde el atractivo para
ambos, es por esto que, en secreto él desea que ella se resista y ella desea que él no la presione.
Génesis: 2: 25 dice: "y estaban ambos desnudos, Adán y Eva, y no se avergonzaban”. ¿Cuál es la desnudez
que no avergüenza? La que implica estar cara a cara, sin máscaras ni engaños, sin intenciones ocultas. Esta
desnudez que no avergüenza, es la que desarrolla la capacidad de mostrarnos tal cual somos y aun así, no
avergonzarnos. Por lo que, asegurémonos de establecer relaciones que no avergüencen.
El amor no sólo debe aprenderse; debe protegerse, requiere tiempo, debe cultivarse, crece con límites claros,
y es producto de mostrarnos en actos que no avergüenzan. Se protege viviendo conforme a los principios
divinos, nunca hay contradicción entre el amor y la voluntad divina. La ruina de una vida inicia en la negación
de un valor Bíblico; cuando amamos verdaderamente somos capaces de obedecer, sólo el que obedece es
capaz de amar.
Tal como lo vemos en 1Jn. 5:3, el obedecer no es carga, sino que ayuda, no nos limita, sino que nos libera.
Una palmada, un por favor, un detente, pueden producir una gran diferencia en términos de realización futura.
Recordemos entonces que el amor es una decisión que hay que proteger, es un arte que hay que cultivar. El
amor será más profundo si prevalece el respeto. El amor es la decisión de honrar, proteger, embellecer y
cuidar a la persona amada.
El amor no hace nada indebido, no busca lo propio, el amor nunca deja de ser.
Categoría: JOVENES ADULTOS | Ha añadido: cristianosenaccion | Tags: Apunto de Casarnos, Jovenes Adultos, Consejos Para Novios, Noviazgo
Visiones: 3036 | Cargas: 190 | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email:
Código *:
Búsqueda
Amigos del sitio
  • Cree su sitio

  • OTROS SITIOS QUE PUEDEN INTERESARTE



    Banner jovenes-cristianos.com
    ¡Avanza Por Más!
    Postales Cristianas - Yamita.org

    Postales Cristianas - Yamita.org

    Himnos Cristianos Evangélicos - Más de 300 himnos con letra, música y partituras - ¡Visítanos!
    Copyright MyCorp © 2014 | Crear un sitio web gratis con uCoz